billón español, billion inglés, yi ge yi chino

Billón español, billion americano y su equivalente chino

 

Hoy quería hablar de un tema que quizá se quede un pelín corto pero no quería dejar de mencionar. Las diferencias entre el billón chino y el billón español.

Me encontraba estos días en una reunión sobre temas de blockchain y me vi obligado a para la conferencia para corregir al ponente, ya que el PPT al efecto tenía mal las equivalencias en números.

 

Introducción al problema billón – billion

Sabéis que no es lo mismo un billón en español que un billion en inglés. Cuando hablamos de un billón americano, hablamos de de 1000 millones. Lo que en Español sería un millardo aunque no usemos mucho este término.

La confusión va aumentando a medida que añadimos ceros. El billón español, 12 ceros, sería un trillion americano, mientras que un trillón español. sería un millón de billones, 18 ceros.

España tiene algo más de un 1 billón de PIB en euros. Claro es el billón español. Mientras que Argentina tiene 500 billion si hablamos en $ americanos. Claro, lees a veces artículos en prensa que te vuelven loco. Es verdad que todos intercalamos anglicismos, pero éste hay que evitarlo a toda costa porque genera confusión. Argentina no tiene 500 veces más pib que España, tiene la mitad. Con lo que esos 500 billion, lo tenemos que dividir entre 1000 para ver que en realidad son 0,5 billones en español. No estoy dando datos exactos, estoy redondeando porque lo importante aquí no son las cifras sino la forma de comunicarnos.

 

Empresas unicornio

Esto tiene muchísima relevancia no sólo en las cuentas o traducciones rápidas. También en el lenguaje popular. Un unicornio, que es una empresa que llega a levantar 1.000.000.000 en sus etapas de financiación… Le pusieron este apodo porque igual que los unicornios, hay tan pocos que los inversores se pasan la vida buscándolos pero raramente las encuentran… Pero la nomenclatura ha continuado bajo los estándares americanos.

Recordais cuando estudiábamos en la escuela el prefijo deca, en decalitro, decámetro… Significa decena.

Como para ellos un uni-cornio 1 billion, un deca-cornio son 10 billion, una empresa que ha levantado 10.000 millones de financiación. Y si es difícil encontrar caballos con un cuerno en la frente, imaginad caballos con 10. Algunos ejemplos serían Uber, Airbnb, Wework o Pinterest.

 

Los sistemas de mi país no son los correctos ni los únicos

Bien, como siempre decimos en este Podcast, es recomendable abandonar el eurocentrismo, hay civilizaciones más antiguas y con una cultura más arraigada que la nuestra… Y ni siquiera hace falta usar argumentos historicistas; en cualquier lugar más avanzado que nuestro lugar de origen, fijaos que EEUU es una cultura prácticamente nueva… (en el inglés británico antiguo se usaba el mismo sistema que en España), se puede crear una cultura diferente a la nuestra que debemos entender y respetar si deseamos interactuar con ellos. Tenemos mentes globales no nos cerremos a pensar que tal y como se hacen las cosas en mi país es la manera correcta o la única manera.

 

Llegamos a China

Entramos en shock. Pese a que usan un sistema de numeración decimal, que difícil sería si no, se da una situación muy curiosa. Ellos no agrupan ceros de 3 en 3 sino de 4 en cuatro.

Es decir, en la prensa, en los contratos, los sueldos, los precios… Se habla en diezmiles. En chino yī wàn. He comprado un coche por 12 diezmiles de yuanes. Claro, te quedas pensando, porque no dice 120.000. Pues porque agrupar en miles no es lo correcto, es solamente tu cultura. En la suya, agrupan en diezmiles.

Cuando vives en China la adaptación a este sistema de diezmiles es relativamente rápida. Aunque cuando entramos en estudios económicos y las cifras crecen empieza a ser más difícil. 137 diezmiles ya no es una cifra que transformes automáticamente en un cabeza. Tienes que invertir unos segundos en hacer el cambio.

 

Los billones chinos tienen 8 ceros

El tema se complica y por aquí he empezado el episodio, por los billones. Igual que nosotros al ordenar en grupos de 3 ceros, cuando llegamos a mil miles, creamos una nueva palabra que es el millón y al agregar 3 ceros más creamos una nueva, el millardo o el billion americano. Qué pasa cuando los chinos llegan a diezmil diezmiles? Pues que crean una nueva palabra. El cienmillón, vamos a llamarle. En chino yī gè yì.

Y ahí es donde entra la confusión. Ellos intentan traducir su cienmillón a inglés cuando hablan contigo, y lo traducen como billion, pero no es un billion son 100 millones.

Como digo siempre, la traducción de cuchillo y tenedor en chino no es chopsticks. Hay conceptos intraducibles por más que nos empeñemos en buscar un equivalente a cada palabra occidental.

Claro, en esta conferencia que os comentaba hablábamos sobre cifras con decenas de ceros y el caos en las traducciones era sensacional. Como os decía, es fácil traducir en un segundo 3 diezmiles. Pero 1,72 diezmiles de cienmillones ya es algo que requiere haberse despertado con un buen café.

 

Mente abierta

Como siempre cuando hablamos de China, se trata de abrir mente. Por qué de 3 en 3 es lo correcto? Por que sistema decimal? Es solo una convención. Recuerdo cuando estudiaba electrónica y debíamos hacer cálculos en binario o en hexadecimal. Qué tortura! Como mínimo sirvió para entender que no había una única manera de hacer las cosas.

Que raros que son los chinos que funcionan con el calendario lunar… Cuando todos sabemos que lo correcto es el solar, con meses de 30 días, meses de 31… Febrero que es la cosa más anti-intuitiva que ha elaborado el ser humano…

Diciembre viene de décimo mes. Pero cuando hablamos de diciembre no estamos pensando en el mes 10, con noviembre en el mes 9 ni con octubre el mes 8. Nos hemos movido a un calendario de 12 meses y la raíz de la palabra (que tantas veces nos guía) ya no tiene sentido con su significado actual. Podemos pensar de 12 en 12 sin problemas porque nos lo han enseñado de pequeños aunque sea anti-intuitivo tener semanas de 7 días o dividir el día en 24 fracciones.

Son todo convencionalismos que cada cultura ha adaptado a lo largo de su historia.

 

En fin, hoy sólo quería advertir de esta problemática, porque no sería la primera vez que una negociación se rompe porque había ceros bailando en una mala traducción de cifras entre una empresa occidental y una oriental.

 

Os dejo con un proverbio chino:

“Dime y olvidaré, muéstrame y podría recordar, involúcrame y entenderé.”


Si quieres estar al corriente de las publicaciones y podcast de Adrián Díaz, déjanos tu email y te iremos informando.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies