Funciona realmente el Dropshipping?


Hace unos días se publicó una entrevista que hizo Joan Boluda en el podcast Marketing Online en el que hablábamos sobre Dropshipping y me preguntaba si era realmente un sistema que funciona, que algunas personas se habían sentido estafadas y hablábamos sobre si todos esos cursos que te prometen miles de Euros rápidamente tienen algún sentido… Y ojo, son cursos de 3, 4, 5.000 euros… Y me decía Joan en la entrevista: estos cursos te dicen que lo diseñas en un segundo y va todo solo y en nada estás forrado, etc.

Vamos a darle una vuelta al tema, vamos a ver exactamente qué es esto del Dropshipping y vamos a despejar algunos mitos sobre ello.

_______________

Los gurús del dropshipping

Bien, en primer lugar… Pensad que cualquier cosa en la que no tienes que hacer nada y te forras muy rápidamente… Jo, seamos un poquito críticos, para que os iba alguien a enseñar a haceros ricos de la noche a la mañana? Cuál es el incentivo de esa persona para ayudar a hacer dinero.

No, claro, el incentivo es que le compres el curso. Pero si es un incentivo económico y en el curso te van a enseñar cómo obtener recursos económicos, la lógica nos dice que en lugar de estar enseñando al resto, los que hipotéticamente hubieran conseguido llegar a ese nivel de conocimiento lo estarían ejecutando y se lo guardarían muy mucho en lugar de compartirlo. El ejemplo extremo sería aquella persona que te ayuda a ganar en la lotería por unos pocos miles de dólares. Carece de sentido, verdad?

Otro tema es que alguien te de las pautas mínimas para poder meterte en un sector. Un ejemplo serían los expertos de bolsa. Existen personas que te prometen un % de beneficio increíble y existen personas que te dicen, no mira yo te enseño las pautas básicas para jugar en bolsa. A partir de ahí, dependerá de tu habilidad, tu aversión al riesgo… Cada persona es un mundo.

Esto lo digo porque esta crítica a los creadores de cursos Dropshipping os la está haciendo alguien que ha creado un curso para Dropshipping.

Partamos de una base muy simple. Nadie en ningún sector puede garantizar resultados. Lo que puede proponer es buenas prácticas. Esto es aplicable a los que se sienten engañados después de haberse pasado media vida estudiando, es aplicable para estafas multinivel, inversiones en la otra parte del planeta que lo van a petar, criptomonedas que no has escuchado en tu vida pero que las anuncia ese actor famoso del que te fías porque… Sí, exacto, te fías de él porque es un buen actor, no porque tengas un historial analizado objetivamente sobre sus inversiones anteriores.

Hace unos días me llamaron para participar en una mesa redonda sobre inversiones inmobiliarias en diferentes países de Asia y un tema que comentaba era una regla muy simple. Porcentaje de beneficio es igual a porcentaje de riesgo. No existen negocios con 10 veces más beneficio y el mismo riesgo. Si te ofrecen eso, huye… Y no mires atrás porque alguien está jugando contigo o con el que te lo está contando.

Bien, teniendo claro esto… Cuando os dicen, os voy a ayudar a emprender porque esto es pan comido y si te lees el libro padre rico padre pobre de Kiyosaki y la semana laboral de 4 horas de Timothy Ferris… Ya verás, podrás dormir mientras tu dinero trabaja por ti… A ver, son libros interesantes, no digo que no, pero verdad que leyendo a Michael Jordan no os convertiréis en el mejor jugador de todos los tiempos? Pues, lo más habitual es que leyendo a estos genios… No os convirtáis en genios.

Yo honestamente, quien piense que va a salir de la jornada laboral de 9 a 5 y de la noche a la mañana va a trabajar 4 horas a la semana y va a ganar locuras de dinero… Que queréis que os diga, lo siento por él, es caldo de cultivo de todos estos vendedores de crecepelo que lo andan buscando.

Decía Joan March que todos los días nace un idiota y que la clave es encontrarlo. Bien, debemos hacer todo lo posible para no ser ese idiota y que nadie se haga fácilmente con los recursos que tanto nos han costado ganar.

Y aquí, os digo una cosa, si de verdad pensáis en dejar vuestro trabajo para empezar un proyecto personal… Soy el primero que os va a empujar a ello y desearos lo mejor. Ahora… si lo que pensáis es que vais a trabajar poco o menos de lo que trabajáis por cuenta ajena, olvidaos. Id mañana al trabajo, rendidle obediencia a vuestro jefe y juradle amor eterno.

Esa frase de elige un trabajo que te gusta y no volverás a trabajar el resto de tu vida… Está muy bien para el mundo feliz de las redes sociales… pero, es la cosa más falsa que existe. En la emprendeduría, elige un trabajo que te gusta… Y le dedicarás 18 horas de tu día, apenas verás a tu pareja, dejarás tus hobbies, te olvidarás de tus amigos, soñarás con hacienda por las noches, la palabra fin de semana se irá diluyendo hasta borrarse de tu memoria, en muchas ocasiones hipotecarás tu vida, en fin… Paro. Paro, porque no era un episodio para desalentaros. Soy un ejemplo emprendedor en serie, he abierto muchísimas empresas a lo largo de mi vida y me encanta… Pero también os digo que lo he pasado muy mal y que he renunciado, feliz, pero he renunciado a muchas cosas, que el resto de mis amigos tienen. Harás lo que te gusta el resto de tu vida, sí, dejarás de alquilarle 8 horas a alguien a quien no soportas, sí… Pero tampoco lo idealicemos porque hacer lo que te gusta no siempre es sinónimo de que te vaya bien. Como en estos conceptos orientales tipo Ikigai y compañía, además de hacer lo que te gusta, tienes que ser muy bueno en ello… Y, sobre todo, y esto es lo más importante… Tienes que encontrar a alguien que te pague por ello. Y esto es muy muy complicado. Ojo, tanto emprendiendo como trabajando. Es muy difícil cuadrar estas tres variables.

Pero hay una diferencia capital entre trabajar por cuenta ajena y cocinártelo tú mismo. Cuando buscando trabajo por cuenta ajena nadie te quiere pagar por lo que haces… Es muy fácil darse cuenta, no te llegan ingresos. Tranquilo que con la primera factura que no puedas pagar, ampliarás las ofertas de empleo que estás dispuesto a aceptar. Cuando trabajando por cuenta ajena, no eres bueno en lo que haces… Es muy fácil darse cuenta, porque te echan. Cuando trabajando por cuenta ajena… No te gusta lo que haces, es muy fácil, vas buscando otro empleo y cuando lo encuentras cambias. El riesgo es mínimo.

Esto no ocurre en la emprendeduría, entre el miedo al fracaso, ese síndrome de impostor que llevamos todos dentro, el miedo al qué dirán, , ese miedo al juicio social… Porque todos mostramos mucha ilusión con un proyecto personal, se lo contamos a todo el mundo en nuestro entorno, dejamos nuestro trabajo felices… Y nos lanzamos. Claro, como le explico yo a mi entorno que he fracasado. Esto está muy relacionado no sé si con la religión católica, con el idioma español, no lo sé, no soy un experto en este ámbito, pero sé que los anglosajones o incluso las sociedades derivadas del protestantismo son mucho más propensas al riesgo, al test prueba/error. Nadie te juzga por los goles que has ido encajando durante toda tu vida, sino por lo que has aprendido de cada uno de ellos.

Pero como llevamos todos esos complejos en la mochila, esto muchas veces te condiciona y hace tomar malas decisiones. No eres capaz de cerrar un negocio y darlo por perdido, evaluar daños, recoger a los heridos y firmar una tregua. «Qué me van a decir”, «Me van a humillar», «voy a ser el hazmerreír de la familia»… Y esto unido a aquello de que hay que persistir que nada llega tan fácilmente y que los españoles, los latinos… El mediterráneo si queréis porque en eso somos muy parecidos a otros países del sur de Europa o incluso el norte de África, nunca acaba lo que empieza, siempre lo deja todo a medias, se dispersa, no es capaz de concentrarse… Fijaos todo el colesterol cerebral que llevamos encima y que obtura nuestra capacidad de raciocinio. Pues luchando contra eso, muchas veces… decidimos continuar, persistir en nuestro sueño, endeudarnos más, renunciar a más cosas, menos familia, menos amigos… lo que sea porque nos fustigamos pensando que no lo estábamos dando todo.

Más facilidades, pero ninguna garantía

Por qué os cuento todo esto, primero porque he estado ahí. Lo he vivido. He vivido el fracaso en varias ocasiones. Y desde esa lógica y volviendo al tema de este episodio, entiendo esa mentalidad de «prueba esto sin apenas riesgo». El Dropshipping, es verdad, te ofrece probar una idea de negocio con muchísima menos inversión. Y al final el slogan es un: “Eh chaval, tú que eres un adicto al fracaso y piensas que tu pareja, tu madre o tu entorno no te va a dejar pasar ni una más… Te ofrezco una opción de probar algo rápido, y como este test te va a costar mucho menos que cualquier otro, ya me pagas a mí la diferencia”. Es muy goloso, claro.

Lo que intenté explicar durante la entrevista y aquí que tengo más tiempo quizá pueda ser más preciso es que el Dropshipping no deja de ser una derivada, una mejora si queréis, del e-commerce tradicional.

Es decir, con Dropshipping no tenéis ninguna garantía de que vuestro negocio vaya a ir mejor… Tenéis un punto más a favor. Por simplificarlo, es como si me dices que estás emprendiendo, que tu pareja trabaja en hacienda y tienes cubierto todo el tema de la contabilidad, los impuestos… Jo, enhorabuena porque es un dolor de cabeza para cualquier autónomo o pyme y si eso lo tienes cubierto una cosa menos de la que preocuparte. Pero, con eso te garantizas que tu negocio vaya a ir bien? Pero si no hemos hablado todavía de tu negocio. Y yo qué sé?

Recordemos para los que os esté sonando a chino este episodio, y nunca mejor dicho, que básicamente, el Dropshipping es que el fabricante manda los productos directamente a tu cliente. Es decir, no necesitas importarlos tú, no necesitas tener almacén, no necesitas empleados, logística, no pagarás aranceles por esos productos… En algunos casos, depende de donde vivas, no necesitarás ni siquiera crear empresa. Es decir, tienes menos costes. Tener menos costes significa éxito seguro? Obviamente no!

Como os decía con el ejemplo del contable, tener un aspecto de vuestra empresa cubierto es buenísimo, pero el éxito de un proyecto consta de muchas variables y esa sólo es una.

Os pongo un ejemplo. Habéis descubierto que hay una carencia en el colegio de vuestros niños. Que todos van con una mochila inadecuada y vosotros tenéis un diseño en la cabeza que ayudaría a estas personas y evitaría problemas en la espalda o lo que sea, que además lo podéis lanzar con una campaña de Crowdfunding y todavía mejor, conocéis a la empresa que suministra los chandals de los colegios y podríais proponerle una colaboración… Perfecto! Adrián, esto con Dropshipping me funcionaría? No lo sé. No sé lo bueno que eres diseñando, no sé si el nicho que te ha parecido ver, realmente existe, no sé si serás capaz de ofrecer algo que ese supuesto cliente valore, no sé si realizarás una campaña de Crowdfunding adecuada, no sé de qué capital inicial dispones, no sé si tienes socios dispuestos a invertir, no sé de cuánto tiempo dispones, de si estás dispuesto a dejar tu trabajo por este proyecto o compaginar los dos renunciando a un montón de cosas… No sé si esta es la idea de tu vida… No hay nada más peligroso que una idea… Si sólo tienes una, no sé si eres un tipo que tienen 150 ideas de negocio al día y mañana te dispersarás en otra cosa, no se lo bueno que eres organizando equipos, porque vas a necesitar mucho marketing… Y no me estoy ordenando las preguntas, es un poquito un brainstorming inicial para decirte… Aléjate del que te prometa ingresos sin un mínimo análisis e incluso quien te prometa ingresos con un mínimo análisis. Lo único garantizado en esta vida, es que nacerás, morirás y pagarás impuestos lo demás… todo, está por ver.

___________

Aportar valor, la clave del dropshipping… y de cualquier negocio

Qué es lo que están haciendo estos cursillos que para pagarlos te piden poco menos que dejes a tu hijo en depósito… O qué están haciendo estas miles de personas diciendo el dropshipping no funciona, es un engaño, etc. Bueno, si muchas veces hablo de destructores de la demanda… En este caso, están destruyendo la oferta. Si lo pensáis así y estáis pensando en un negocio Dropshipping quizá os beneficie y todo.

La mayoría de cursos o aplicaciones se basan en encontrar un producto en Aliexpress, en Amazon o donde sea y te enseñan cómo montar una tienda rápidamente y con un beneficio bajo e invirtiendo muchísimo en Facebook ads y compañía… Ganar dinero. Esto funcionó al principio cuando lo hacían cuatro pero hoy en día está saturadísimo y la mayoría de gente que se mete pierde dinero. Además, como han saturado Facebook de anuncios de productos desechables, Facebook ha reaccionado subiendo el coste de la publicidad, expulsando del mercado a aquellos que a duras penas sobrevivían.

Pero vamos, que la culpa no es del Droshipping, la culpa es que en realidad no estás aportando ningún valor… Que es de lo que va esto de emprender. Aportarle valor a los demás.

Por eso a mis clientes los alejo del Dropshipping tal y como lo entendemos. Creamos una marca, a veces incluso diseñamos el producto desde 0… Pero eso se puede hacer con Dropshipping? Claro! Por qué comprar la misma basura que vende todo el mundo y no diferenciarte? Que lo estamos entendiendo mal! El Dropshipping no es comprar en Aliexpress y que luego nos canibalicemos todos en Facebook vendiendo el mismo producto… El Dropshipping es un sistema de envío. Es decirle a una fábrica, en lugar de enviarme un contenedor de golpe usted le va a enviar estas 10.000 unidades a 10.000 clientes distintos. Si conseguimos cambiar el chip… Seguro que se nos ocurren un montón de ideas de negocio.

Dicho de otra forma, dónde pienso yo que el Dropshipping funciona? Donde funcione un ecommerce tradicional.  Cualquier negocio que realmente creas que puede funcionarte con un ecommerce tradicional… Hazlo con Dropshipping. No te garantiza absolutamente nada, pero tienes un ahorro extra de costes.

Decía un humorista cuando se realizó la clonación de la oveja Dolly… invertimos millones para conseguir llegar a la clonación y clonamos una oveja… Por Dios, clona bogavantes!! Que parecemos tontos.

Dejando la broma a un lado, que el Dropshipping no funcione es básicamente como si la tecnología de la clonación estuviera ya al alcance de cualquier persona… Y nos hubiéramos puesto todos a clonar ovejas como locos hasta llevar el precio de la carne a 0… Y vieras a expertos decir… La clonación es un fracaso, nadie hace dinero, no sirve… Y alguien quizá a riesgo de ser apedreado dijera… Y si usamos la clonación para clonar otra cosa? No será que la clonación sigue las mismas leyes de mercado que cualquier otra tecnología y si nos metemos todos a hacer lo mismo… el mercado se satura y nadie hace dinero?

__________

¿Validación o evolución?

Un tema curioso, me preguntaba Joan si el Dropshipping podría servir como método de validación. Te puedes permitir testear 10, 20, 1000 productos… Y cuando encuentres el que funcione, entonces ya sí, importas un contenedor, distribuyes, etc. Y sí, efectivamente, como método de validación es fenomenal. Al no precisar comprar el stock, puedes agregar a tu catálogo los productos que quieras… Los que vendas la fábrica los enviará y los que no… Los vas quitando del catálogo. Una selección natural que el mercado te irá ayudando a realizar.

Pero yo iba más allá… Por qué una vez validado tienes que irte a un ecommerce tradicional? Y liarte a alquilar un almacén, contratar empleados, gestionar un contenedor… esperar por un envío de 30 días, arriesgarte a que el producto no sea el acordado, por qué seguimos pensando que lo natural es lo antiguo? pagar aranceles, otro envío interior… Esto sucede porque seguimos pensando que comprar al por mayor es más barato y que en Dropshipping bueno, para validar sí pero en el fondo estamos perdiendo dinero. Pues no, siempre repito una frase en este sentido y esta es que hoy en día, comprar una unidad es más barato que comprar 1000.  Cómo? No hombre, si compro 1000 me va a salir más barata cada una… Pues no. Hoy en día, comprar una unidad es más barato que el coste unitario de comprar mil. Y claro, nos estalla la cabeza.

Me explico. Las fábricas chinas se han subido el carro de la venta online. Al contrario de lo que todo el mundo piensa… Que los chinos son grandes hombres de negocios… No lo son. Se rigen dos principios básicos, localización y precio. Veréis que habitualmente no tienen un gran trato con el cliente, no son buenos ni en estrategia, ni en marketing, ni en contabilidad… os lo aseguro yo que trabajo como consultor para varias fábricas chinas… Y que han hecho las fábricas cuando se han puesto a vender online? Pues vender lo más barato que pueden, que es la estrategia más antigua del mundo, reduciendo el beneficio al mínimo posible para ver si revientan a sus competidores… Qué supone esto? Que el precio retail de un fabricante es prácticamente el mismo que su precio al por mayor. Esto no es bien bien así en fabricantes que venden mucho al por mayor y no quieren que sus clientes les dejen de comprar al ver a su proveedor compitiendo con ellos… Pero, fábricas que han perdido a sus clientes al por mayor (cada vez más) que no tienen ningún problema en rebajar precios? Por supuesto. Venden con márgenes ridículos.

Pongamos un ejemplo real de una fábrica que no está desesperada. Y vende unos auriculares a 4 euros retail y 3 euros al por mayor. Habitualmente la diferencia es más pequeña. Pensemos que la tienda Dropshipping puede vender esos auriculares por 8 euros sin problema pagando 4 por el producto, 2 por el transporte (sí… sólo 2), gastándose 1 euro en publicidad (que 1 euro por artículo es una barbaridad) y con un beneficio de un euro. Ahí sólo faltaría descontar la comisión del Stripe de turno de un 3%. Y ya, no hay más costes en esa operativa. Un euro más si utilizas un fulfillment center y entonces tienes que vender 9. El caso es que en 7 días lo tiene el cliente en su casa. En cambio, el importador que compra a 3 euros al por mayor, primero tiene que pagar el transporte hasta el puerto, la documentación de exportación, el contenedor, esperar 1 mes, contratar un agente aduanero y pagarlo, pagar por la importación, IVA, aranceles, el transporte interno hasta sus almacenes, pagar por unos almacenes, personal que gestione la llegada y la salida del producto cuando se venda, el transporte hacia el cliente. Y agregar su beneficio que obviamente, con todo ese riesgo… No será de 1 euro. Ya no entro en que pagará impuesto de sociedades, que debe tener empleados, oficina… en fin, los que tengáis una empresa sabréis que esta lista no termina. Si el importador es el mismo que la tienda, que casi nunca lo es y volveríamos a empezar a contar costes… Imaginemos que el mismo que importa es el que vende… Esto no va a salir por menos de 10-12 euros. Es decir, casi un 50% más caro de lo que lo vende el chaval que tiene una tienda Dropshipping. Y el comprador lo va a recibir como pronto 6 semanas después de que saliera de la fábrica. Por qué creéis que se están muriendo todos los importadores?

Ahora bien, eso significa que si abro una tienda Dropshipping voy a reventar al almacén ese que lleva 20 años en esto? Obviamente no. Repito, el Dropshipping te da una ventaja más pero el éxito de tu negocio depende de muchas variables. Ese importador, tiene una clientela que ha ido acumulando desde hace muchos años, cuenta con un prestigio, tiene una solidez financiera que tú no tienes, tiene experiencia empresarial, conoce el producto, un equipo de marketing gigante… El Dropshipping te va a permitir competir ahorrándote un montón de costes con respecto a él, a partir de ahí, depende de ti.

Dónde he visto la gran ventaja competitiva? No comparando a un chaval que empieza con un gigante que lleva 20 años… Sino, comparando a dos gigantes que llevan 20 años. Uno, que está reinventándose permanentemente, que no deja de innovar y el otro que lleva toda la vida haciendo lo mismo y no quiere o no se puede permitir evolucionar. Por qué? Porque si ya tienes clientes, si tu negocio ya está validado, si ya traes 5.000 unidades cada mes… Entonces puedes hacer dropshipping y vender lo mismo, probablemente más barato, ganando más y librándote de un montón de dolores de cabeza e infraestructura que te resta maniobrabilidad… Lo que hemos comentado… Almacén, logística, envíos… Todo eso.

Ahora pensad un paso más. Una empresa que vende online, en no sé Alemania que quiere expandirse a un segundo país, digamos Australia. Va a seguir enviando contenedores desde China a Alemania para servir desde allí a sus clientes Australianos. Si miras en un mapa verás que no tiene ningún sentido. Sabéis lo que supone abrir un nuevo mercado? Encontrar una empresa con la que asociaros o abrir una delegación propia. En ambos casos hablamos de negociaciones, tiempo, contratos, abogados… Posibilidad de equivocarnos, de tener que rehacer estructura… Eso para un país. Qué te permite el dropshipping… Básicamente tu central de compras con China como punto de distribución. Y si mañana quieres vender, ya no en Australia… En 80 países, tu estrategia estará presente en 80 países con un simple clic en tu audiencia de facebook ads.

Tengo clientes que ponen el mismo anuncio en 20 países y dejan que sea el mercado quien decida donde venden. A nosotros nos funciona muy bien Holanda y en cambio Bélgica nada. Bueno, pues paramos los anuncios en Bélgica y nos centramos en Holanda. Qué más da que seamos una empresa alemana o chilena? Si el producto sale desde China. Qué más da si es más fácil abrir empresa en Bélgica o en Holanda… Si puedo ya no validar el mercado con un clic, meterme de lleno en ese mercado sin necesidad de tener presencia física propia.

Es decir, las empresas no usan dropshipping para validar y pasarse al ecommerce tradicional, las empresas usan dropshipping porque ahorran una cantidad de costes brutal… Y les permite validar productos, mercados, expandirse rápidamente… Les permite equivocarse…

Como resumen, os diría que el Dropshipping no es para todo el mundo, exactamente igual que el ecommerce no es para todo el mundo. Mi consejo es que no pagues por promesas… Para escuchar a alguien regalándote los oídos ya tenemos abuela…  Aléjate de vendehumos y si tenías pensado un negocio Dropshipping, piensa y para mí éste es el filtro perfecto, si tu negocio te podría funcionar como un ecommerce tradicional… Si es así, adelante, tendrás el ecommerce que ibas a montar… Y habrás reducido costes de estructura. Si no, si dices, no hombre, yo me metía en esto porque no hay costes! Yo ahí… Me lo pensaría dos veces.

Hasta aquí, espero haber aclarado conceptos… Darle las gracias a Joan y a todo el equipo de Boluda.com por como me han tratado… y nada, seguiré tratando este tema, me gusta el reto, si discrepáis, si tenéis algo que objetar… Si queréis aclarar algo, por favor hacedlo en público a través de las redes sociales… así puedo responder también en público y todos aprendemos… Y nada más!

Os dejo con un proverbio chino:

 

“Un pájaro canta no porque tiene una respuesta. Canta porque tiene una canción.”


Si quieres estar al corriente de las publicaciones y podcast de Adrián Díaz, déjanos tu email y te iremos informando.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies