Geopolítica desde la India

Geopolítica desde la India

Llevo ya unos días en Bombay, demasiado poco como para ponerme a hacer análisis, pero lo suficiente como para incluir a India en un pequeño acercamiento sobre geopolítica.

La ética en los negocios

Estoy teniendo reuniones con empresarios locales y algunas situaciones que se repiten me han recordado a un episodio que grabé hace tiempo sobre las actividades de China en África. Os lo dejo en las notas del programa* porque es uno de los episodios de los que me siento más orgulloso. Contestaba a un economista reputado que ponía en duda lo que China estaba haciendo en ese continente.

No voy a repetirme en los argumentos pero, básicamente la idea es que China está comerciando. Y lo hace con quien quiere comerciar con ellos, tan simple como eso.

Y hace pocos días, me encontraba en España en una de las charlas que di, se insinuó que China estaba firmando acuerdos con algunos gobiernos de dudosa reputación. Y me preguntaban si China tenía algún tipo de ética en los negocios.   

Mi respuesta fue que la misma que en este episodio que os recomendaba, que China no le pone una pistola en la cabeza a nadie para comerciar, que China no coloca dictadores afines en estos países ni subvenciona grupos terroristas cuando el tirano no negocia con ellos, ni financia golpes de estado… Que todo se andará, no digo que no, pero que eso, de momento, sólo lo hacen los occidentales.   

Que si China tiene algún tipo de ética: no, ninguna. El problema es que los occidentales hablan mucho de ética y la practican poco. Y se rasgan las vestiduras cuando alguien comercia con según qué dictadores pero ellos comercian con este otro dictador, porque éste es un dictador bueno.   

Uno de los empresarios con los que me he reunido estos días está desarrollando también proyectos en África y me decía lo mismo. Los occidentales llevan décadas expoliando África y los avances han sido nulos. Ellos están electrificando el país y me decía que de paso están dejándolo todo listo para el 5G, que será la primera tecnología que llegue prácticamente a la vez en todo el planeta.   

Los europeos en realidad tratan de hacer lo mismo. Y no es para nada un tema de ética es un tema de competitividad. Cuando hemos podido construir el tren de alta velocidad a la Meca, hemos guardado nuestra ética en un cajón y, su majestad mediante, hemos intentado ganar el máximo número de contratos.

Obviamente los regímenes corruptos de África hacen caja con cada proyecto aprobado. Pero ahogando a los países tercermundistas con deudas impagables y subvencionando nuestra agricultura para que no pudieran vendernos lo único que saben producir… No ha sido aparentemente una solución viable para ellos.

Y tampoco hace falta irse al tercer mundo para encontrar políticos que hacen caja con la obra pública.

Las relaciones en China: guanxi 关系

Decía un burócrata en una las charlas en Madrid que los empresarios cuando llegan a un país nuevo debían saberse introducir en las oficinas de los gobiernos locales para poder realizar su actividad de la mejor manera posible y buscaba mi connivencia en este sentido dando por sentado que sin guanxi no se puede hacer nada en China. Pues qué queréis que os diga… Entiendo que en Madrid haya gente, quiero pensar que son excepciones, que piense así. Las empresas que viven del BOE han creado un ecosistema alrededor del poder que se identifica muy bien con este modus operandi.   

Es cierto, que el guanxi es muy importante en China, menos en ciudades como Shanghai, más burocratizadas donde todo responde ya a normativas y el amiguismo es cada vez más caro. Mi tesis, es que la influencia del guanxi poco a poco va a ir desapareciendo. Como dije en esta charla, el guanxi te abre la puerta para tener un a reunión, nada más. El guanxi no te va a regalar un contrato. Y ojo, abrirte la puerta ya es muchísimo. En China olvídate de que nadie te escuche con puerta fría o lanzando una campaña de mailing.   

Pero bueno, hablaré más sobre esto en un futuro episodio… En cualquier caso, que el mensaje que mandemos a nuestros futuros emprendedores es que hay que arrimarse al poder para salir adelante… Qué triste, ¿no? Además, ¿somos capaces de encuadrar esto en el mismo debate donde ponemos en duda la ética empresarial china? Sensacional.   

Aunque nos parezca increíble, todavía hay empresas que salen adelante ofreciendo bienes de mayor calidad a un mejor precio. Por suerte, Steve Jobs no necesitó arrimarse a ningún gobierno para vender más… Simplemente nos ofreció un mejor trato. Esto es lo que ofrecen los chinos en África, un mejor trato… Y entiendo que es lo que ofrecen los españoles en Arabia Saudí, aunque ahora ya dudo.   

_______________

La India en África: la isla de Comoros

En este episodio os quería compartir más información que obtuve en esta charla con empresarios en India. Tuve la suerte de hablar para un grupo de los mayores empresarios del país. Un lobby muy interesante que se dedica a realizar proyectos en África. Claro, ¿qué hacen los indios en África si tienen un país hecho unos zorros? Pues copiar la estrategia de los chinos.   

Firman acuerdos con gobiernos africanos que quieren modernizar el país y construyen infraestructuras como puentes, plantas de tratamiento de residuos, depuradoras, etc. Y yo pensaba…¿cómo tienen estos gobiernos dinero para pagar estos proyectos? Pues la respuesta la obtuve cuando le pregunté en qué países estaban y me fueron dando un listado enorme hasta que uno mencionó la isla de Comoros que es un pequeño país al lado de Madagascar, que conozco bien porque es el país con la mayor presión fiscal del mundo y estuve hace un tiempo analizando su economía en un informe donde comparaba la presión fiscal de los países y su viabilidad económica. Y cuando le pregunté a este empresario cómo podían realizar su actividad en un país tan reacio al comercio, me miró con una sonrisa pícara porque parece ser que yo era la primera persona que le hacía una pregunta así basado en mi conocimiento de Comoros.

Y me explicó, un poquito de su know-how que os quería compartir. Quien paga es un banco indio.   

Es decir, la cosa funciona así: los gobiernos llegan a un acuerdo para crear un plan de desarrollo y el gobierno local, en este caso la isla de Comoros, pide un préstamo para crear por ejemplo una central eléctrica y quien concede el préstamo es un banco de India a cambio de que la concesión se le otorgue a una empresa india. El gobierno local no empieza a devolver el préstamo hasta que la central no esté terminada y, de esta manera, cuando empiece a funcionar, en realidad devolverá el préstamo al banco indio con los beneficios que produce la central. El país mejora sus infraestructuras, paga el préstamo, obtiene beneficios, el banco indio hace dinero y la empresa india obtiene un nuevo contrato internacional pero su actividad financiera no saldrá jamás de la India. Me parece espectacular.

Me decían orgullosos estos empresarios que son los únicos que pueden batir a los chinos en según qué contratos porque son ligeramente más baratos.

Y aquí volvemos a lo que os comentaba antes de… Ofrecer un producto de mayor calidad a un mejor precio es la base del comercio.

Nos hemos pasado toda la guerra fría acusando a los países comunistas de no ser capitalistas. Vale, ahora ya son capitalistas. Ahora nos molesta que son mejores que nosotros porque no somos capaces de competir.

Y la prueba de que es capitalismo puro lo de los chinos es que ahora llegan los indios y los barren en precio. Me parece fantástico. Yo no soy pro-chino por defender sus actividades, soy pro-comercio.

Y que los indios sustituyan a los chinos cuando estos se encarecen es saludable. Así, poco a poco más países irán saliendo de la pobreza.

Por desgracia, estos contratos son la excepción y no la regla. Los indios no son todo lo baratos que deberían ser teniendo en cuenta lo pobres que son. No vemos apenas el Made in India en nuestra ropa o nuestros electrodomésticos… Tienen un estado gigante, muy corrupto que detiene su crecimiento. No me quiero detener aquí, porque tengo que estudiarme bien este tema antes de desarrollarlo bien, pero en el futuro os hablaré de por qué los indios son más caros que los chinos en muchas industrias y no querría que viérais una contradicción.

_________________

Rusia, China e India: tres potencias en África

Además de chinos e indios hay un tercer jugador que me ha sorprendido bastante: Rusia. Me contaban estos empresarios indios que se están encontrando tratos similares con empresas rusas para crear centrales nucleares por todo África.

Y esto para mí es una novedad. Honestamente, no lo sabía.

Y, más allá de las ideas catastrofistas que a todos se nos puedan venir a la cabeza, bueno, la verdad es que en muchos países hay centrales nucleares. Son un sistema relativamente barato para generar electricidad… Barato claro, porque hacemos trampas y no internalizados la mayor externalidad que existe en nuestros tiempos: los residuos.  Pero bueno, lo que quiero decir con barato es que tenemos Europa repleta de centrales nucleares, plagada de residuos radioactivos y aún así nos está costando cerrarlas. Entendamos que el resto tengan la libertad de acertar o equivocarse tanto como hemos acertado o nos hemos equivocado nosotros.

Las centrales nucleares son bajo mi punto de vista una de las acciones más controvertidas del ser humano, puesto que generamos residuos para futuras generaciones que no se van a beneficiar de la energía extraída pero van a sufrir las consecuencias y no lo han votado, de hecho muchas de las generaciones que sufrirán las consecuencias ni siquiera han nacido. Pero nuestros países tiraron de esta fuente de energía para desarrollarse y me parecería muy hipócrita juzgar a los africanos por hacer lo mismo. Ahora, además, con la curva de aprendizaje ya plenamente transitada.   

Curioso como se van moviendo las piezas de ajedrez en las diferentes zonas del planeta… África ha sido un laboratorio durante toda su historia. Y así sigue. Tras la época colonial y la guerra fría, parece que ahora se encuentra en un momento de modernización y que las grandes potencias peleen en competencia por proyectos allí, creo que es bueno. En general, claro. Siempre hay excepciones. Las que se usan desde Europa o EEUU que ahora, de repente, sí miran con lupa la ética de cada movimiento de China en este continente. Pues, que compren más lupas… India is coming.

Y hasta aquí, espero que os haya resultado interesante, yo he aprendido muchísimo de cómo se realizan estos proyectos en África, quién los paga y cómo es todo el proceso. India es un país muy interesante, si China es ya el presente… India llama ya a las puertas del mundo para jugar su papel y cada vez más escucharemos más noticias relacionadas con ellos.

Curiosamente, no forman parte de la nueva ruta de la seda… Ya sabéis que el socio prioritario de China en esta zona es Pakistán, enemigo eterno de India…  Bueno, y Bangladesh, y Sri Lanka… Todo el que se lleve mal con India es propenso a tener una buena relación con China… Y, curiosamente, China e India no se llevan mal. Simplemente no se llevan. Se deben estar preparando para la próxima guerra fría que le espera al planeta porque, salvo algunas disputas fronterizas en el Himalaya, no hay conflictos entre los dos países. De hecho, China es el mayor socio comercial de la India, es el primero en exportaciones a la India y el segundo en importaciones desde la India. Enemigos íntimos sin, de momento, casus belli en el horizonte.

Y hoy os dejo, con un proverbio hindú:

“A los ignorantes los aventajan los que leen libros. A estos, los que retienen lo leído. A estos, los que comprenden lo leído. Y a estos, los que se ponen manos a la obra.”


Notas del programa: Episodio mencionado sobre las actividades de China en África


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies