La belleza de los “pies de loto”

“Hoy es un gran día, mis amigas han venido a verme convertir en una mujer bella, en una mujer atractiva para los hombres del cual dependerá todo mi futuro.

Mamá está preparándolo todo: las vendas, el agua, las hierbas… ayer incluso se fue a honrar a la diosa llevando unos zapatos minúsculos y a quemar incienso para pedir que todo salga exitoso.

Ahora tengo cuatro años, dicen que es la edad perfecta para poder empezar a modelar mis valiosos pies. Llevaba esperando este momento, tras muchos meses de haber pasado el “Chu Long” llevando zapatos pequeños muy apretados y puntiagudos para que mis pies no pudieran crecer. Debo estar bella.

Ya tengo los pies en remojo y así eliminar todos los restos de pieles muertas para luego cortarme las uñas. Después de darme un masaje, han roto los cuatro dedos más pequeños. Y ahora empiezan a vendarme los pies con seda apretando los dedos contra el talón. Este proceso lo debo hacer cada dos días durante 10 años. Así conseguiré tener unos pies de 10 cm.

Debo pasar por cuatro fases, el primero se llama “Shi Chan” para que mi pie se vaya formando, luego viene el “Shi Jin” para tenerlos más finos y estrechos (esta parte es la más dolorosa pero debo aprender a caminar usando los talones) y después viene la etapa “Jin Chan” cuando ya no sienta los dedos para luego finalizar con la etapa “Guo Wan” y poder tenerlos arqueados. Deseo tener los pies de loto.”

Y así transcurrieron muchos años, cuando muchas mujeres chinas pasaban por este doloroso proceso para conseguir unos “pies de loto”. La costumbre comenzó con la leyenda, que cuenta desde el siglo X, cuando una cortesana del palacio imperial, famosa por su belleza y su talento al bailar, recibió la orden de preparar una danza para el deleite del emperador Tang Li Yu y se le vendaron los pies imitando la forma de la media luna.  Luego las mujeres de clase alta, queriendo parecerse a ella, comenzaron con esta tradición.

De una leyenda, pasó a ser una costumbre popular muy extendida por toda China y sus clases sociales. Aunque su significado antes era puramente estético, se sumó también la creencia de considerarlo como un objeto de arte y de deseo para los hombres. Además implicaba conseguir hombres que se pudieran permitir tener a sus mujeres sin trabajar y que sólo dirigieran los quehaceres domésticos.

Unos pies de “loto de oro” debían medir sólo 7cm ser delgados, pequeños, puntiagudos, arqueados, perfumados, suaves y simétricos. Luego estaban los llamados “loto de plata” que medían 4 pulgadas y los más largos recibían el peor insulto que era “loto de hierro”.

Los zapatos generalmente estaban bordados y muchas mujeres realizaron sus propios diseños, específicos a la región y a la personalidad. Andar con ellos era parecido a andar con los zapatos de tacón alto.

Durante el siglo XVI, la mayoría de las mujeres chinas aspiraban a tener los “pies de loto”, para el s.XIX ya sólo era el 50% de las mujeres de clases más humildes pero seguía siendo el 100% de las mujeres de clase alta. Esta práctica se prohibió oficialmente en 1911 aunque hasta 1931 todavía se seguía haciendo en villas aisladas de China. Sin embargo, muy pocas mujeres con los “pies de loto” quedan aún con vida.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies