Una Megaciudad para 2020: El crecimiento del delta del río Perla

A finales  de la década de los 70, el delta del río al norte del territorio de Hong Kong era principalmente tierra agrícola.

Shenzhen era una pequeña ciudad con 30,000 habitantes, con un solo taxi en funcionamiento, y China seguía siendo un país comunista y rural.

Como lo demuestra la visualización anterior, de Time Out Hong Kong, el delta del río Perla iba a sufrir un crecimiento sin precedentes. Crecimiento que haría a las ciudades expandirse y fusionarse para convertirse en la mayor región urbana del mundo.

En 1979, el gobierno chino, liderado por Deng Xiaoping, creó cuatro Zonas Económicas Especiales (ZEE) con la intención de atraer inversión extranjera directa y fomentar la empresa privada. La designación de Shenzhen y Zhuhai como ZEE fue un movimiento estratégico y el impacto en el delta del río Perla fue inmediato.

Varios factores contribuyeron al auge de la región: la proximidad al sector financiero de Hong Kong, un puerto marítimo de clase mundial, un grupo de mano de obra enorme y barato, tierras baratas y abundantes, pocos impedimentos regulatorios para las empresas… En las dos décadas posteriores a las reformas de mercado de Deng Xiaoping, el PIB de la región creció más de 10 veces y la urbanización, reforzada por proyectos de infraestructura a gran escala, se desarrolló enormemente.

Para poner en perspectiva la escala de esta agrupación de población, aquí están las poblaciones de ciudades dentro del delta del río Perla en 2020 en comparación con las áreas metropolitanas de hoy en día en América del Norte y Europa:

 

 

Hoy en día, esta región compacta tiene un PIB equivalente al de Corea del Sur.

LA MEGALÓPOLIS

El crecimiento explosivo del delta del río Perla ha equilibrado el poder de la región. A finales del siglo XX, Hong Kong era la potencia económica indiscutible de la región. De hecho, justo antes de la entrega del Reino Unido a China, la producción económica de la ciudad era igual a una cuarta parte del PIB total de China.

 

 

Hoy en día, la situación es muy diferente. Hong Kong ya no es una entidad separada y su PIB representa solo el 3% del de China.

Este cambio en la dinámica regional está causando inquietud en Hong Kong donde más del 90% de la población se identifica como «Hong Konger» en lugar de «China». Aunque el gobierno ha acordado  mantener la autonomía de la ciudad hasta 2047, las acciones recientes sugieren una unión de toda la región en una megaciudad. Un ejemplo de ello es que más de medio millón de personas de la ciudad ahora residen en China continental, en comparación con los 150,000 que tenía hace una década.

Otra prueba física del impulso de China continental por una región integrada es el puente Hong Kong – Zhuhai – Macau. Este proyecto de infraestructura colosal es una conexión de 50 km que incluye puentes, túneles y tres islas artificiales.

En China, donde cada proyecto es más ambicioso que el siguiente, es lógico que la mayor área urbana del mundo esté conectada por el mayor cruce marítimo del mundo.

 

Artículos relacionados:

Hong Kong se une a la red ferroviaria de alta velocidad de China

Shenzhen – Hong Kong, guia para cruzar la frontera

Shanghai será una nueva zona de libre comercio

Las diferencias entre Kashgar y Horgos

 

Your browser is out of date. It has security vulnerabilities and may not display all features on this site and other sites.

Please update your browser using one of modern browsers (Google Chrome, Opera, Firefox, IE 10).

X

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies